martes, 31 de marzo de 2009

En un lugar de la Mancha

"Sólidas" y "solventes"... si es que a veces le hacen a uno comulgar con ruedas de molino.



- El Banco de España cuestiona las cuentas de Caja Castilla La Mancha (El Pais >>)

5 comentarios:

si, bwana dijo...

Me ha dicho un pajarito que hay más molinos estropeados fuera de La Mancha.

MARIETA dijo...

Lechesss Qué bueno, Como siempre!! Y lo de siempre : lo paso a mis amigos.
Saludos.

Dave dijo...

Mr. Bwuana, ¿será por molinos? Si con el cuento de las renovables hay ardillas que cruzan España de punta a punta sin bajarse de sus aspas (eso s-i, con un mareo que no le cuento).

Dave dijo...

Gracias Marieta. Dale duro a ver si Solbes se estira igual con los autónomos que con las cajas.

García Francés dijo...

Un saludo muy cordial, amigo, y gracias por su visita.

Además, le felicito por sus ilustraciones que son excelente y que acabo de conocer. Un saludo.

Sr. Moltó, cómprese un chándal p`a la trena

Éste Saint Just de la democracia ingresó en el partido socialista en 1976, es decir, es un camisa nueva afiliado al PSOE tras acabar la dictadura, y pasó a la historia de las finanzas de España por largar al Sr. Rubio la frase “Míreme a los ojos, D. Mariano, si todavía le queda algo de vergüenza”.

Ruiz Mateos, Mario Conde, nombres famosos que acabaron pasando por la trena como debería hacer pronto el Sr. Hernández Moltó y su consejo de administración, presuntos autores del despelote que ha llevado la CCM al desastre y buen ejemplo de lo que significa dejar las cajas en manos de los partidos y los sindicatos.

Ya está bien de mentiras, de acumular engaño tras engaño, Sr. Zapatero. Ahora, tras año y medio de ser empujados a la ruina por este gobierno de incapaces y sus cómplices, ya no bastan las dimisiones. Son demasiados desmanes.

Que comience la cacería y, el que lo haya hecho mal, el que se lo haya llevado para él, para el partido o a medias, a la cárcel.

Por hijoputas. Por arruinarnos a todos. Luego a privatizar las cajas y a buscar un gobierno de hombres honrados. Si queda alguno en España.

Sr. Moltó, cómprese un chándal p`a la trena